martes, 24 de mayo de 2011

Génesis

Mis comienzos en el modelismo empezaron cuando contaba ocho añitos, perdido en los anales de la historia. Mi padre vino de un viaje de trabajo a Madrid con un Harrier de Matchbox a escala 1/72. Yo, que no sabía qué era eso, me emocioné ya que el boxart era una pasada y quería ponerme a jugar inmediatamente con él.



- No, hijo, primero hay que montarlo.
- ¿comor? La visión de esas piezas tan pequeñas y perfectas (ja, ja, ja) en su blister me impresionó. Bueno, vale, ¡pues vamos a empezar ya!
Pegado con pegamento Imedio y pintado unos meses más tarde con un bote de Humbrol que me trajeron del siguiente viaje con unos brochazos que pa qué, ya se había echado el gérmen (de aquellos polvos vienen estos lodos).
Después vendrían muchas más maquetas, la primera tienda en Badajoz, y la consabida evolución de las especies en donde sabemos todos que sólo los mejores sobreviven. Efectivamente, una tras otra mis obras fueron sucumbiendo a la inexorable fuerza de las madres y las señoras de la limpieza de manera que mi primera obra que sobrevive data de mis quince tiernecitos años.
Después, lo típico, aviones, tanques, barcos, etc. hasta que llega a mis manos mi primer 1/35 de tamiya que venía con 5 figuras que habría de pintar como pudiera. Acabé satisfecho, muy satisfecho, pero con el tiempo quise mejorar la calidad de estos muñequinos y ello me llevó a ir derivando poco a poco al plomo y a las figuras en exclusiva. Los estudios, la universidad y el trabajo fueron postergando la afición hasta el punto que en algúnos momentos la consideré dormida y en otros totalmente finiquitada, hasta que los avatares de la vida me han puesto de nuevo en la dirección que marca el pincel, dispuesto a dar otro salto (quizás haya sido la crisis de los 40 y como no tengo dinero para un descapotable pues me conformo con las figuras).
Bueno, pues al lío, he aquí una muestra de mis obras anteriores, quizás no se note ninguna evolución progresiva, sino más bien es como una montaña rusa con subidas y bajadas. Sólo quiero mostrar de donde vengo para que veáis desde donde parto.
En orden cronológico:

Esta es una viñeta con una figura de Chota Sahib (qué gran marca) y las ruinas se hicieron con tizas escolares grabadas con el punzón de un compás. Quizás lo pintara con 16 o 17 años, no recuerdo.

El sheriff de Andrea

Diorama típico de la era dorada de Verlinden

  El trampero de Andrea, mi figura más querida, pintada con iluminación general, entonces nada sabía de la cenital. Todavía no me creo cómo pude pintarla tan bien.

T.E. Lawrence de Andrea, una magnífica figura, que ha sufrido más que ninguna todas la mudanzas de los últimos años. En la última el dromedario se partió el cuello. Una verdadera lástima.

Otra primeras referencias de Andrea

Y llegó Warhammer, no me llamaba mucho la atención pero este peazo de cabrón...

El magnífico busto de Euromodelismo, ¡pero qué bonito!

Otro sufridor de mis mudanzas, esta figura no me llamaba la atención hasta que la terminé (magnífica)


Barbanegra de Andrea, elegante viñeta de Andrea. Costó varios años, ya con la afición renqueante de tiempo y ganas.


Caballero templario de Élite. Buena figura. Pensé que la había pintado muy bien , pero al llevarla a concurso y compararla con otras me di cuenta de la cantidad de defectos que tiene. A pesar de todo estoy muy satisfecho con el resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada